viernes, 13 de enero de 2012

Escapada a Marruecos

Esta Navidad nos hemos ido de escapada por el Norte de Marruecos (Casa Blanca, Rabat, Souk al Arbaa du Gharb, Ksar el Kvir, Larache y Tánger) para pasar unos días con los amigos marroquinos.

Encontramos una oferta de AVE y vuelo a Casa desde Málaga por 108 euros y la cogimos. Ya veríamos para volver.

Esperando en el aeropuerto

En el avión
Practicando el árabe
 
En el aeropuerto de Casa nos abordó una nube de taxistas y tras regateo intenso, arduo, difícil, complicado, laborioso y sobre todo sin ofender, pactamos que nos llevaría a Rabat (120 Km) por 35 euros (el precio oficial está en 70 euros, pero ni el taxista ni nosotros éramos oficiales), Así que, taxi y autopista a Rabat. Llegamos sobre las cinco al Hotel Términus, en la Avda. Mohamed V   !!!CERRADO!!!
Andando, unos 200m calle abajo, al Hotel Balima, antiguo, algo remozado, barato y bien situado (frente al Parlamento de Marruecos). Hay suerte y habitación.


Llavero habitación
Habitación H. Balima
Parlamento

Dos días de paseo por Rabat recordando viejos tiempos. Muralla de los Andalusies, Bab el Had (Puerta del Mercado del Domingo), Medina, Mercado Central, Kasbah de Oudaïas, Río Bou Regreg, Torre de Hassan, frituras de Sidi Fatah,  hammam, librerías, confiterías, petite taxí a Agdal,… Las imágenes lo cuentan mejor que nosotros.
Bab el Had

Kasbah Ouidaïas

A la faena

En el Bou Regreg

Puesto de bellotas dulces

La información es importante
11 dirhans = 1 euro

Tajin de Cordero

video
!!Uhmm!!

Alminar mezquita de la medina

Muralla andalusí

Al tercer día cogimos un tren a las 6,47 h en la Gare Rabat Ville, a unos 200m del hotel, junto al Parlamento. Es modernísima y todo un ejemplo de limpieza y pulcritud, nada que envidiar a las europeas. Viajamos en 2ª clase que no está mal. En verano lo hacemos en 1ª por aquello del calor, el bullicio y los aromas.
Estación Central de Rabat

Segunda clase

Billete a Souk el Arba
En Souk al Arbaa nos esperaba nuestro amigo Mohamed el Bahi. Persona humilde, buena, honrada, generosa y sobre todo desinteresada. Tomamos un delicioso café con unas tortitas de sémola con mantequilla (harcha). Luego nos fuimos a buscar a Jesús, amigo y vecino español de Mohamed. Lo encontramos en un bar y allí pedimos una tetera con hierbabuena (para cada uno) y un cuenco de bissara, que es un puré de guisantes y habas que se acompaña con aceitunas negras, comino y pimentón semipicante. Nos quitó el frio al momento.

Paco y Jose Guerrero, Mohamed, sucuñada y su hija (Archivo)
Harcha


Bissara


Comimos en casa de Mohamed con sus dos hijos varones, su hija está estudiando en Kenitra. La comida la hizo él, ha enviudado recientemente. Nos puso una ensalada (lechuga, aceitunas, cebolla, tomate y rábanos), quefta (especie de hamburguesa de carne de cordero), carne en salsa, pan casero, naranjas y manzanas (con sabor y olor, no como las de aquí).

Quefta en salsa

Ensalada

Postre

Como, después de comer,  hacía mucho frío nos fuimos al hammam del barrio. Tiene un vestuario y luego tres salas abovedadas. La primera con agua fría, la segunda caliente y la última muy, muy caliente. Todas las habitaciones están revestidas de gresite, como en las piscinas y tiene dos grifos, uno de agua fría y el otro de agua caliente. Debajo de las salas hay unos hornos en los que se quema serrin, huesos de aceitunas,… para calentar las salas. Funciona con cubos, que llenas regulando la temperatura a tu gusto. El jabón, que es de argán y tiene consistencia como de grasa de maquinaria, lo lleva cada uno, así como los cepillos de raíces o de arcilla endurecida para descamar la piel. Se escamondan y masajean unos a otros, aunque hay un profesional que puedes contratar por unos dírhams. Hay uno para hombres y otro para mujeres. Y todo el tiempo que seas capaz de aguantar por algo menos de un euro (10 dh).
Descansamos un rato en casa y vino a visitarnos Abdul,  que trabaja de camarero en España y estaba allí de vacaciones. Abdul nos llevó a Larache, paseamos por la ciudad y cenamos en Casa Carlos o Estrella del Sur, amigo de Mohamed, donde se come el mejor pescado de Larache y, lógicamente, de Europa. Ellos regresaron a Souk el Arbaa y nosotros nos alojamos en el Hotel Somariam, frente al Zoco.

Zoco

Hotel Somariam

El día siguiente lo pasamos paseando por la ciudad. Está mucho más limpia que hace unos años y la medina la están encalando de añil y está quedando muy, muy bonita. Visitamos a M. Yebari en su bazar, el Zoco, Balcón del Atlántico, la medina, el Zoco Chico,…
Por la tarde dimos un paseo en coche con Andrés Mula, dueño del hotel y persona muy querida en Larache. Y después, la increíble puesta de sol desde el paseo marítimo (la corniche) con el cementerio musulmán a poniente y el puerto pesquero y la fortaleza portuguesa a levante.
Plaza de la Liberación

Estilo colonial


Iglesia del pilar
Acantilado de Larache

Faro, alminar y cemeterio

Alminar
Jbel Musa


En el Estrecho
   

            Por la mañana nos recogió Hassan para llevarnos en su coche a Tánger. Conversación muy amena e interesante. Hassan es un buen comunicador y tiene una visión muy realista de la actualidad de su país. En el puerto nos dicen  hay Levante muy fuerte y que como el viento está “cabreao” no hay Ferris ni nada. Corriendo al aeropuerto y nada de nada y deprisa al nuevo puerto, junto a Ceuta, Tanger Med y tras los contactos oportunos embarcamos en un mercante que nos llevó a Algeciras.

En el barco, el joven marroquí carnicero Osama, se ofreció para llevarnos a la estación de trenes de Málaga, oferta que aceptamos. Y al anochecer llegábamos a Córdoba.

Seguidores